Cualquier noche puede salir el sol

En una familia de 5 hay días buenos y dias regulares, pero también hay dias malos, en los que piensas que el universo está en contra tuyo.

Suena el despertador, voy sigilosa a la cocina, para no despertar a ningún componente de la tribu y enciendes la cafetera, una vez café en mano, corro al lavabo( si desayuno en el baño) empiezo a bajar el pantalón de mi pijama, cuando en ese preciso momento escucho una vocecita”¿MAMII?”, entonces te das cuenta de que el día ya no empieza de la mejor manera posible.

Una vez abortada la misión desayuno en el baño, procedo a dejar abandonado mi café para preparar la leche con galletas de la niña FREESTYLE, un minuto mas tarde…a tomar por el culo la leche( la mezcla de leche con galletas cuando se seca es como cemento armado). El día pinta bien.

A  la tragedia láctea le siguen el, esta ropa no me gusta, corred que son las 8:40, mama cacaaaa!!!!!! no saber donde está aparcado el coche, buscarlo como una loca( esto es gracias al macho alfa de la tribu y sus problemas de memoria) una vez cada mochuelo en su olivo, por fin respiro hondo un segundo desde las 7 y son las 9, repito, el día pinta bien.

El día transcurre entre perdida de llaves, comida quemada y llegar tarde a recoger a los vástagos al cole.

Llega la tarde y me sigue acompañando el gran día, mi suegra no se puede quedar con la mediana, por lo que me veo obligada a ir con toda la troupe a la extra-escolar de piscina de la mayor, solo de pensarlo me tiemblan las piernas. Un adulto, 3 niños, dos de ellos bebes, piscina, calor, carro doble, la cosa promete.

El bebe llora, en los vestuarios hace mucha calor, la mediana quiere bajar del carro, no la dejo, la ultima vez se metió vestida debajo de la ducha, llora también, yo sudo, las mamas me ayudan, lo agradezco, pero aun así solo pienso en el momento de llegar a casa, pero aun no llega, empiezo a ponerme nerviosa, estoy cansada quiero llorar, respiro hondo por segunda vez, son las 6 de la tarde, una vez toda la tribu en el coche para ir a casa, suena el móvil: Hola cariño! ¿ me puedes venir a buscar?  El trayecto entre la piscina y el trabajo del patriarca dura unos 8 minutos, la mediana odia el coche, llora desconsolada, el pequeño empieza a sentir empatia por su hermana y la acompaña en el llanto, la mayor, en medio de los dos, grita cual niña del exorcista: MAMAAA DILES QUE PAREN. La banda sonora de este trayecto sería la canción de Gurruchaga, VIAJE CON NOSOTROS SI QUIERE GOZAR.

A la llegada al trabajo del jefe de la tribu, debía de dar tanta pena, que solo me dijo: va que ya casi acaba el día!!!! Entonces en ese preciso momento me derrumbé, la falta de sueño y el cansancio empiezan a hacer mella.

Una vez en casa entré en la ducha y entonces pensé: Vaya mierda de día, pero ha sido el primer dia caótico en tres meses, joder tampoco lo estamos haciendo tan mal.

Pero aún queda la noche y de repente la canción de Raphael suena en mi cabeza: ¿ Que pasará? ¿Que misterios habrá? puede ser mi GRAN NOCHE

¿Dormiran del tirón? ¿Descansaremos? eso son misterios de la naturaleza. A si que a dormir que mañana mas.

En definitiva he llegado a la conclusión de que las cosas las has de hacer, a si que mejor hacerlas de buen humor, te ahorras nervios, estrés y ganas en salud, por eso siempre intento pensar, que cualquier noche puede salir el sol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s